La Actitud de un Siervo enseña precisamente sobre la actitud que debemos tener al servir a Dios en nuestro llamado, la forma en que debemos vernos de acuerdo a la Escritura y en relación los unos con los otros.